Mientras transcurría la pandemia, en cuarentena y manejados por un montón de incompetentes gobernantes, se agudizó la crisis económica, muchos nos quedamos sin empleos fijos o remunerados y es por el eso que empezamos nuestro emprendimiento, algo forjado con mucho cariño, esfuerzo y dedicación, algo hecho por amor al trabajo y que resulte para producir económicamente y pagar los gastos del mes. Sin embargo no es color de rosa, el esfuerzo es muy grande que a veces acaba con nuestra fuerza física y mental, tiene muchos límites al buscar abrirse mercado en una economía tan desbaratada, pero el emprendedor no conoce el fracaso y si lo conoce sabe que hay días buenos y malos, lo importante es no rendirse.

Un emprendedor ve oportunidades, dónde otros solo ven problemas

Los emprendedimientos ponen a prueba la creatividad de cada persona, su capacidad de adaptación y rápido aprendizaje para hacer cosas que antes no hacía, su dedicación al momento de entregar un servicio que antes era un hobbie o un simple deseo de algún día hacer algo y hoy es su principal fuente de ingreso, todos hemos tenido que reinventarnos para poder seguir adelante, es por eso que al emprendedor no le cabe la envidia y al que lo mira trabajar debe caberle la solidaridad, esa empatía para entender lo que a nuestro semejante le está pasando por causa de esta crisis. Por eso si ves a un emprendedor haciendo lo que tú haces no le critiques ponte en sus zapatos y agradece a la vida que no te exigió que tú también hagas otra cosa, aunque la mayoría de los que critican a un emprendedor en el fondo necesitan serlo; apoyemos a nuestros vecinos, hagamos «el gasto» a nuestros amigos, a las personas que se han esforzado por hacerse ellos mismo su propio trabajo y son sus propios jefes, en la mayoría de países de Sudamérica reinó la corrupción durante la pandemia y se ausentaron políticas de gobierno que ayuden a superar la emergencia; la pobreza y el desempleo han aumentado, pero que la lucha por sobrevivir no disminuya.

Para un emprendedor un «NO» significa : nueva oportunidad.

Para ser emprendedor hay que ser decidido, hay que tener las ganas de trabajar el doble, hay que tener paciencia también y estar siempre en busca de nuevas estrategias para hacer que tu pequeño negocio siga rindiendo sus frutos, si ya empezaste no te rindas, sigue adelante, confía en tí, en tus capacidades, si eres un hombre de fé, ve de la mano con Dios cada mañana para que él te de la salud y fuerzas necesarias.

El secreto para salir adelante, es simplemente empezar.

Finalmente quiero dar las gracias por todo el apoyo a mi pequeño emprendimiento llamado Radio EC, que lleva las siglas de mi país, quiero contarles que mientras esto pasaba los dueños de la mayoría de emisoras manifestaban venga a trabajar «gratis» que no hubo ninguna ley que nos ampare ante este abuso y por eso decidí hacer mi propio medio digital, a través de él también e conocido gente seria que aún valora mi trabajo, e conocido empresarios a los que hoy brindó mis servicios comunicacionales, e tenido la oportunidad de llegar a distintas audiencias que antes no conocía, no fue tan malo como pensaba, a lo mejor el error fue no creer que esto sea algo bueno, que la vida me ponía en frente un reto para que yo también me convierta en una mejor persona, cada día me voy convenciendo más que estoy en el camino correcto, gracias por tu apoyo y cuenta conmigo, si con lo que yo hago puedo darte una mano.

Un verdadero amigo viene a tiempo, los demás cuando tienen tiempo.
Comparte en tus redes sociales